Diseñador total

La especialización de las profesiones ha sido un factor constante en la industria, el especialista en motores diesel , el especialista en motores eléctricos, el urbanista, el arquitecto, etc. El nivel de especialización de cada uno de los procesos dentro de la línea de producción ha permitido hacer las cosas “mejores, con más detalle y más rápidamente”. Pero al parecer los diseñadores gráficos hemos respetado la idea de Carlos Marx en lo referente a la especialización de las labores. ¿Cuántas veces no hemos realizado trabajos de impresión y multimedia, además de sugerir contenidos para el cliente cuya página de internet consta de solamente nombre de la empresa y teléfono? ¿Cuántos de nosotros podemos decir que nos dedicamos solamente a una parte del proceso de diseño gráfico? Pareciera de pronto que estamos obligados, no sólo a conocer el proceso, sino también a realizarlo por completo. ¿A qué obedece esto? Pienso que en el mayor de los factores es la poca cultura gráfica de las empresas mexicanas, influyendo directamente en el presupuesto dedicado a su imagen gráfica. Una identidad corporativa que conste de diseño de logotipo, manual de identidad, archivos para cada aplicación, elementos gráficos para el posterior diseño de productos, etc. Es difícilmente comercializable. Sabemos realizarla pero pocas empresas están dispuestas a pagarlo.

El historiador Lorenzo Meyer refiere que en México se vive  en un estado histórico de percepción de crísis, por lo que todos los elementos que no influyan en una ganancia inmediata son poco rentables, el diseño gráfico entra en este rubro de “lujos”.

Personalmente he estado involucrado en diversos proyectos: diseño editorial, ilustración, diseño de gran formato, diseño y creación de props,  edición de video, motion graphics, modelado y animación 3d, copy, corrección de estilo, dirección de arte, etc. En cada uno de ellos nunca he quedado satisfecho con los resultados, pues nunca hay tiempo suficiente para el desarrollo y mucho menos recursos. Me considero a grandes rasgos un profesional de media tabla.

La importancia de un buen análisis del problema me quedó claro en un proyecto para Phillips. Usando material original de Miffy traído de Holanda expreso para el proyecto, y con un presupuesto aprobado que me permitió realizar todos los transfers del material, desarrollé en 3 semanas un trabajo que salvo por el tiempo, considero el más cercano a una experiencia gratificante.  El producto final superó las espectativas planteadas por el cliente y de la misma productora de Miffy; pese a algunos errores por limitación de conocimiento, el caso más obvio fue el audio.

Esta experiencia me hizo caer en cuenta de la necesaria y urgente división de actividades que integran un producto visual. Con la contratación de expertos en video y audio, la edición final hubiese sido un mayor éxito.

Mientras la visión empresarial no tenga una buena cultura gráfica, el problema del que llamo: diseñador total, seguirá siendo una constante, pues la dignidad siginificará estar fuera del mercado.

Anuncios

About this entry